Saltar al contenido

Cómo maridar correctamente un vino blanco con la comida

Cómo maridar correctamente un vino blanco con la comida

Una práctica en auge es el maridaje de vinos, de la mano de las experiencias enoturísticas que podemos disfrutar en España.

Y la verdad sea dicha, el maridaje es una experiencia increíble, que te permite descubrir nuevos sabores e incluso equilibrar un plato. Si aún no sabes que esto del maridaje de vinos y cómo disfrutar de una experiencia gastronómica única, quédate con nosotros que vamos a explicarte qué es el maridaje de vinos y como puedes disfrutar de la experiencia.

¿Qué es el maridaje? 

Antes de comenzar, nos gustaría explicarte que podemos maridar con cualquier bebida, no solo con el vino.

Cuando hablamos de maridaje hablamos de equilibrio perfecto entre la comida y la bebida, sin que ningún sabor predomine por encima del otro.

El comer es una experiencia de sabores, aromas y texturas por lo que la bebida que lo acompaña debe ser complementaria, ya que en un par de segundos se mezclan en nuestra boca y el líquido con el que lo acompañamos debe integrarse.

Cabe destacar, que el maridaje es una experiencia muy personal y depende de los gustos personales.

Maridaje de vino blanco. Con que platos combina mejor 

Los vinos blancos maridan muy bien con carnes blandas, pero esto no es del todo cierto, ya que, como veremos a continuación combinan con una gran variedad de platos.

Mariscos

marisco vino

Todos sabemos que los mariscos maridan muy bien con los vinos blancos. El problema radica en la gran variedad de mariscos que tenemos en este país, cada uno con una textura y un sabor particular y las diferentes técnicas culinarias para cocinarlo. Como normal general, no suelen fallar los vinos jóvenes y aromáticos como los Albariños gallegos.

Por el contrario, un marisco potente, preparado al horno marida mejor con unos vinos de crianza, vinos secos y untuosos en la boca.

Las variedades Chardonnay y Sauvignon Blanc, dos vinos que son muy diferentes entre sí maridan muy bien con la gran mayoría de mariscos.

Por ejemplo: un Chardonnay crianza, denso y untuoso en la boca marida muy bien con los mariscos ligeros, sin embargo, no sería el más indicado para maridar una langosta. Por otro lado, el Sauvignon Blanc se adapta a cualquier marisco ya que no es untuoso, pero es muy aromático.

En este punto, no podemos olvidarnos de los vinos blancos espumosos. El toque ácido del carbónico de estos vinos marida muy bien con las preparaciones más dulces.

Lo que si podemos afirmar es que las variedades más dulces o “licorosas” no maridan bien con los mariscos.

Arroces y paellas

arroz vino

Ocurre algo similar a los mariscos, dependiendo de la preparación escogeremos un vino u otro.

Maridan especialmente bien con vinos ligeros y secos, aquellos vinos jóvenes que potencian el sabor del arroz en la boca.

Si escogemos aromas frutales, estos no deben ser dulces, ya que no combinan bien con los arroces.

Un Moscatel de Alsacia, maridará perfectamente (ojo, no lo confundas con el Moscatel de España que es un vino dulce)

Un Sauvignon Blanc ligero con pocos aromas frutales son una buena opción.

Quesos

queso vino

Podríamos pasarnos todo el día hablando de quesos y es que existen infinidad de tipos y variedades lo que nos hace disfrutar de un maridaje muy bueno y variado.

Ya sean vinos blancos, rosados, tintos, dulces o espumosos maridar el queso es todo un mundo por descubrir.

Pescados

pescado vino

Los pescados se clasifican en dos grandes grupos atendiendo a su contenido en grasa: pescados azules (ricos en ácidos grasos Omega 3) y pescados blancos (con menos contenido en grasa)

Los pescados blancos a la plancha, maridan muy bien con Ribeiro, Verdejos o Txacolí, especialmente jóvenes sin crianza.

Podríamos incluso, maridarlo con variedades más aromáticas cómo el Albariño.

Si el pescado es especiado, podríamos maridar con un Riesling para matizar las especias con un toque dulce.

Aquí debemos antes de nada separar os pescados en dos tipos, los pescados blancos y los pescados grasos.

Si los cocinamos en salsa o los acompañamos con una guarnición podemos usar cualquier tipo de vino blanco mediterráneo: xarel.lo, Garnacha Blanca, Pedro Ximénez…

Por otro lado, los pescados azules maridan muy bien con los vinos mediterráneos mencionados anteriormente.

Carnes

carne vino

El tipo de carne que mejor marida con lo vinos blancos son la carne fría y la carne blanca. Con carnes frías nos referimos al rostbeef y el carpaccio. Las carnes blancas destacan las de ave.

Para la carne fría escogeríamos un vino seco independientemente de su crianza eso sí, evitaríamos las variedades más ácidas.

Serían preferibles las variedades Albariño o Godello antes que Verdejos, Ribeiros o Txacolís.

Para las carnes de ave, dependerá de su preparación. A la plancha marida muy bien vinos secos evitando las variedades más ácidas.

Para los guisos elegiríamos vinos con más cuerpo, a poder ser crianza.

Verduras

verdura vino

Las verduras también maridan muy bien con los vinos blancos. La dieta Mediterránea ofrece una gran variedad de verduras y maneras de prepararlas, por lo que encontrar el vino blanco para maridarlas puede resultar complicado.

Por ejemplo, una crema de verduras puede maridarse por un vino blanco fresco y seco evitando aquellos demasiado dulces o demasiado ácidos. 

Un vino Verdejo marida muy bien con unas alcachofas salteadas con ajo, pero si a este salteado le añadimos jamón sin duda me decantaría por un vino tinto.

Cocina asiática

La cantidad de especias que se utilizan, así como las técnicas culinarias hace que el maridaje de la comida asiática sea una tarea compleja.

Nuestra recomendación sería un vino blanco con cuerpo ya que potenciaría los sabores de esta cocina. También maridarían bien con vinos de acidez baja, pero al tratarse de una cocina tan compleja dependerá del tipo de alimento.

Para disfrutar de los pescados crudos, nos decantaríamos por vinos frescos y aromáticos cómo los Albariño.

Foi Gras

Este plato típico de la cocina francesa marida muy bien con vinos blancos, especialmente los vinos dulces cómo los Sauternes franceses o los Tokaji húngaros.

Como maridar los mejores vinos blancos

  • Albariño Ecológico y Percebes: Esta combinación nos parece perfecta, ya que ambos son un manjar. El sabor ácido del albariño contrasta perfectamente con el sabor único de los percebes gallegos.
  • Vino Blanco Gewürztraminer y Ensalada con aguacate: La variedad gewürztraminer es una uva muy aromática que se ha colado en muchas regiones vinícolas de nuestro país. Al ser una baya muy afrutada, marida muy bien con alimentos grasos, pero de sabor suave. Una ensalada de aguacate y gambas sería la combinación perfecta.
  • Godello y Merluza con carabineros: No podemos negar que el Godello es un vino de moda, su sabor afrutado y mineral combina perfectamente con pescados y mariscos. Por ello, te recomendamos maridar este exquisito vino con cualquier pescado en salsa.
  • Albariño y anchoas: Podríamos considerar la uva Albariño cómo una de las uvas blancas por excelencia de la vinicultura española. La buena acidez y lo toques tropicales combinan perfectamente con el toque salado y marino de las anchoas.
  • Verdejo y Corvina frita: Otra de las uvas blancas por excelencia es la variedad Verdejo. Sus vinos blancos y redondos maridan muy bien con los pescados blancos fritos.
  • Zalema y Gambas blancas: Esta uva autóctona del Condado de Huelva se caracteriza por sus aromas afrutados y sus vinos secos que maridan a las mil maravillas con las gambas blancas, un plato estrella de la gastronomía onubense.
  • Sauvignon Blanc y Arroz meloso con setas: La cepa Sauvignon Blanc es otra uva que se ha adaptado perfectamente al territorio español. Estos vinos son florales y cítricos que combinan perfectamente con arroces melosos, si además llevan setas conseguirás la armonía perfecta.
  • Malvar con Pollo en pepitoria: El pollo en pepitoria es uno de los platos más conocidos de la gastronomía madrileña, con permiso del cocido. Esta receta a pasado de abuelas a madres en esta gran ciudad. Este plato marida muy bien con Malvar, un vino excelente de la zona de Madrid.
  • Moscatel y Solomillo en salsa de cabrales: Esta variedad se cultiva tanto en la Península como en las Islas españolas. Es un vino seco, pero con un aroma elegante y dulce. Marida muy bien con carnes blancas, en este caso, la intensidad del queso de cabrales es una combinación excelente.
  • Hondarribi Zuri con Coquinas: Esta variedad es la que se utiliza para elaborar los Txakolis, un vino con tres Denominaciones de Origen en el País Vasco, marida muy bien con cualquier tipo de marisco, especialmente los de concha.