Saltar al contenido

Tipos de vino según color, edad, crianza y elaboración

Tipos de vino según color, edad, crianza y elaboración

Los que amamos queremos conocer el origen y las características del vino. En España, producimos muchos tipos de vino, cada uno con un cuerpo, una textura y un aroma diferente y característico.

Tienen una clasificación muy concreta, en función al color, la cantidad de azúcar, el gas… entre otros, que no debe confundirse con los tipos de vino que veremos más adelante.

Clasificación de los distintos vinos

Color

El color es la forma más clara de clasificar los vinos, su color es habitualmente su carta de presentación.

  • Blanco: Para elaborar este vino, se utiliza solo el mosto de la uva desechando los hollejos.
  • Rosado. El proceso de fermentación es igual que el anterior, pero el proceso de maduración dura varias horas hasta conseguir la tonalidad deseada.
  • Tinto. Se utilizan tanto los hollejos como el mosto,
  • Clarete. Su elaboración es muy parecida a la del rosado, pero se mezcla es mosto de uva blanca con las pieles de las variedades tintas.

Edad

Según su tiempo de envejecimiento los vinos se clasifican en:

  • Joven o de año: no ha pasado tiempo de maceración en barrica o bien, el tiempo no ha sido el suficiente para ser considerado Crianza (menos de 6 meses)
  • Crianza: Ha macerado en barrica entre 6 y 12 meses (en algunos casos lo marca la propia Denominación de Origen. Después, reposa en botella durante 24 meses antes de ser comercializado.
  • Reserva: Pasa al menos un año en barrica y reposa en botella durante 3 años.

Azúcar 

Los vinos también pueden clasificarse en función a su contenido en azúcar residual una vez embotellado. 

Este azúcar proviene de las uvas con las que se elabora, pero se puede agregar azúcar al vino, se hace en algunos países como Francia y Alemania y este término se conoce como Chaptalización y añade azúcar antes o después de la fermentación.

En España es una práctica prohibida salgo en casos excepcionales. La presencia de estos azúcares es necesaria para la posterior fermentación. Por eso, a mayores niveles de azúcar mas contenido en alcohol.

Según su contenido en azúcar los clasificamos en:

  • Vino seco:  contiene menos de 4 g/l de azúcar
  • Vino semiseco: su contenido en azúcar es entre 12 y 18 g/l
  • Vino semidulce: sus valores oscilan entre 18 y 45 g/l
  • Vino dulce: contiene más de 45 g/l

En el caso de los vinos espumosos la clasificación es diferente:

  • Brut Nature: Contiene como máximo 3 g/l 
  • Extra Brut: Sus valores de azúcar son menores a 6 g/l
  • Brut: Contienen un máximo de 12g/L
  • Extra Seco: Contiene un máximo de 20 g/l pero un mínimo de 12.
  • Seco: Contiene en 20 y 30 g/l de azúcar.
  • Semiseco: Contiene entre 30 y 50 g/l
  • Dulce: Contiene más de 50 g/l

Nivel de gas

  • Vino tranquilo: Es el método de elaboración más habitual, también se conocen vinos de mesa y no tienen gas.
  • Vinos de aguja: Por su elaboración conservan parte del dióxido de carbono procedente de la fermentación de los azúcares propios del mosto o los añadidos. Tienen burbujas sin llegar a producir espuma. Son generalmente rosados o blancos.
  • Vino espumoso: Son vinos de larga crianza, tienen una segunda fermentación en la botella que es lo que le confiere la cantidad de gas carbónico el más característico es el cava.
  • Vino gasificado: El gas carbónico no procede de la fermentación, sino que se adiciona posteriormente, como sería el caso del lambrusco

 Crianza 

  • Vino noble: Pasan al menos 18 meses en barricas de madera de roble.
  • Vino añejo. Estancia mínima de 24 meses en recipiente de madera de roble
  • Vino viejo. Pasa más de 3 años en barricas de madera de roble

Elaboración

  • Maceración carbónica. Este método es típico de La Rioja. Se introduce la uva entera en un depósito y se rellena con gas carbónico para conseguir una atmósfera sin oxígeno. Por lo que la fermentación se produce dentro del grano.
  • Vendimia tardía: Las uvas recogen más tarde de lo que se haría habitualmente. Suelen ser vinos dulces ya que el contenido en azúcar se concentra por la deshidratación que sufre el fruto. Es un método complicado, ya que pueden aparecer algunas enfermedades del vino.
  • Vendimia seleccionada: Las uvas están bien cuidadas y se someten a un control exhaustivo respecto a la cepa y la bodega.
  • Vinos especiales: Aquí encontramos los vinos espumosos, tienen gas carbónico de forma natural, ya que se han sometido a una segunda fermentación que dura aproximadamente unos 90 días.