Saltar al contenido

Verdejo y Rueda

Seguro que lo has escuchado en la radio: cuando pidas un Rueda, pídelo como Verdejo. Aunque sea habitual su identificación, la D.O. Rueda va más allá del verdejo. Aunque sí es, por ahora, su variedad más conocida. ¿En qué se diferencian? Como todo vino, la cosa va de matices.

Uva Verdejo

El vino blanco verdejo es el que se obtiene tras la fermentación del mosto exprimido de la variedad de uva del mismo nombre: uva blanca verdejo. Su cultivo se extiende por varias comunidades autónomas de España, pero es en Castilla y León donde más se produce este tipo de uva y vino.

Morfológicamente se caracteriza por producirse en racimos no muy grandes y frutos de piel tersa, gruesa y traslúcida, con pequeños granos (si los comparamos con atrás variedades) insertados en una pulpa de tonalidad amarillenta, cuando está madura.

El cultivo de la uva verdejo, en cepas de vigor medio, se adapta a climas secos, en terrenos poco fértiles y pedregosos. De hecho, la poda ha de ser en varas mixtas y largas para un rendimiento más satisfactorio.

El vino verdejo es característico por sus cualidades para marinar con todo tipo de marisco, y buen acompañante de aperitivos. Aunque su sabor ácido y amargo neutralizan el paladar por lo que puede acompañar con platos picantes y especiados.

Características del verdejo auténtico

En una cata, ¿podríamos identificar visualmente un vino blanco verdejo de cualquier otro Rueda? Así es. Para ello, nos fijaremos en estos hitos:

Estola Verdejo vendimia nocturna copa
Vino Estola Verdejo 2020 D.O. Rueda
  • Color amarillo verdoso pálido característico, pero también puede presentar tonos amarillo pajizo y acerado, con distintas capas según las mezclas que lleve de otras variedades de uva blanca.
  • Su sabor suave, fresco y afrutado se estructura con toques dulces y sabrosos, a la vez con cierto amargor
  • El aroma presenta intensos e inconfundibles matices herbáceos y a flores blancas.
  • Su nivel de alcohol es medio: su temperatura ideal de servicio está entre 6-8 grados, aunque al ser depositado en copa llega hasta los 8-10 grados. Para conservarlo se recomienda mantener la botella entre 6-8 grados de temperatura ambiente.
  • Los vinos de verdejo se diferencian en tres grupos atendiendo a su edad: jóvenes con sabor más dulce y ligero; los no envejecidos en barrica con paladar fresco, ácido a hierbas y frutas, apropiados para acompañar a copiosas comidas; los envejecidos en barrica adquieren más cuerpo, y sabor a frutos secos y miel, muy agradecidos para aperitivos específicos.

Actualmente, algunos bodegueros y etnólogos están elaborando vinos espumosos, muy agradables al paladar.

Diferencia entre un vino Rueda y un Verdejo

Rueda y Verdejo se confunden con frecuencia, y lo cierto es que son lo mismo, aunque dicho así no se deshace la trama. Lo explicamos: Rueda es la localidad vallisoletana que comparte identidad con la comarca, en cuyos parajes es propio el cultivo de la uva verdejo, y cuyos caldos poseen la Denominación de Origen Rueda. Pero no son vinos monovarietales (solo verdejo), al menos no en la totalidad de su elaboración. Pueden entrar en el coupage del vino Rueda variedades como el Souvignon Blanc, de Viura o Palomino sin que pierda su sello de origen.

Por otra parte, el etiquetado también puede llevar a confusión, ya que, aunque a nivel regional es una denominación de renombre, era prácticamente desconocida para el resto del país hasta hace apenas diez años.

Así, la diferencia entre Rueda y Verdejo no existe como tal. Sí existe una normativa de etiquetado, en las que figura necesariamente el sello de D.O., y define las proporciones de mezclas con las otras variedades para dar las características finales del vino contenido en la botella.

Podemos encontrar solo el sello D.O. Rueda en la contraetiqueta. Esto ya nos indica que el vino tiene como mínimo un 50% de uva Verdejo. El resto del porcentaje es de variedades añadidas, para conseguir diferentes aromas y sabores que el Verdejo por sí misma no posee.

Si la etiqueta viene inscrita con Verdejo junto al sello identificativo quiere decir que el 85% del contenido como mínimo es de uva Verdejo, y el 15% normalmente es de Sauvignon, para lograr ciertos toques afrutados.

También podemos encontrar el sello D.O. Rueda con “Sauvignon” en la etiqueta. Esto indica que el 85% del producto pertenece a esta variedad, aunque puede contener uva Verdejo, de Viura o de Palomino.

Los vinos de Rueda, más allá del Verdejo

Los vinos blancos de Rueda son los más representativos y significativos: jóvenes, alegres, frescos, afrutados y con gran presencia en la boca. Excelentes caldos, algunos con solera en barrica, para elaborar variedades de vinos, cuya uva procede de viñedos con antigüedad.

Pero también en Rueda y su zona se producen vino Rosado y Rosado Espumoso, elaborados a partir de un mínimo del 50% de variedades autóctonas, y con su D.O. Rueda, para vinos de intenso aroma, sabrosos al paladar, y con un periodo de crianza no inferior a 9 meses en botella.

Vinos tintos también de Rueda

Menos conocidos quizás, porque la sombra de la Ribera del Duero es muy alargada, la D. O. también trabaja los tintos. Algunos de los principales representantes que merece la pena catar son:

Tinto joven, sin envejecimiento, de color carmín intenso y tonos violáceos, con aromas limpias de frutas silvestres.

Tinto Crianza con un envejecimiento no menos de 24 meses, de los que 6 meses reposa en barrica de roble, presenta un color cereza con reflejos pardos, aroma afrutado y de madera.

Tinto Reserva, con su crianza en barrica de roble al menos 12 meses y en botella de 24 meses, presenta un caldo brillante, y aromas variados más intensos, al igual que su sabor.

Tinto Gran Reserva, elaborado con uvas tintas seleccionadas, adquiere su atractivo y brillante color rojo rubí, aroma intenso, con sabor aterciopelado, especiado y elegante, tras 24 meses como mínimo en barrica, y un envejecimiento en botella de 36 meses.

Las variedades tintas en la D.O. Rueda también están presentes para crear vinos rosados y tintos: el Tempranillo, la Garnacha, la Merlot, Cabernet Sauvignon y la Syrah, han demostrado su perfecta adaptación a la zona, así como sus cualidades para elaborar vinos de calidad en sus diferentes categorías de jóvenes, crianzas, reservas y gran reserva.

Diferencia entre Verdejo y Chardonnay

Tanto el Verdejo como Chardonnay son elaborados con uvas blancas, y ambos son caldos que pueden madurar en barrica, de indudable calidad y prestigio para maridar bien en cualquier mesa elegante. Pero, tanto uno como otro presentan diferencias fundamentales para ser identificados.

  • El Verdejo presenta mayor acidez natural que el chardonnay.
  • Los vinos verdejos ofrecen toques herbáceos con pequeñas notas amargas, mientras que Chardonnay tiene más peso dulce.
  • En nariz, el verdejo ofrece aromas propios de él mezclados con frutas tropicales, y Chardonnay con toques ahumados y frutas blancas de pera o plátano.
  • Visualmente, un Verdejo en copa tiene mayor transparencia de su amarillo pálido, frente al Chardonnay que se muestra con reflejos más dorados y color más intenso.

Otras variedades de uva de Rueda

¿Siempre fue dominante el vino verdejo en Rueda? Pues no. El cambio se debió a la gran crisis de la Filoxera. Antes de que esta devastadora enfermedad vitivinícola arrasara con las viñas en España, la zona de Rueda cultivaba más la uva tinta. Después se implantó el Verdejo como variedad por excelencia en la región.

Pero, a lo largo del tiempo han ido apareciendo otras variedades de uvas blancas. Así, en los años 30 comienza a plantarse la Palomino Fino muy propia para vinos ligeros, aptos para crianza y semejanza a los de Jerez.

La Viura de procedencia riojana comenzó a cultivarse en Rueda en la década de los 50, para aportar al Verdejo mayor ligereza, y un punto de acidez a la vez que un toque aristocrático de vino de mesa castellano.

La Sauvignon Blanc hizo su presencia en los años 70, originaria de Francia, para añadir un componente floral y no tan seco.

La Vignier es una variedad muy reciente (2019) que aporta aromas a frutas de hueso y miel.

La Chardonnay autorizada también en 2019, aporta al Verdejo notas de frutos maduros, mantequilla y nuez.