Saltar al contenido

¿Cuál es la temperatura óptima para servir un vino tinto?

Por lo general esta es una pregunta que se suele hacer un gran número de personas que entran por primera vez en contacto con el mundo vinícola o incluso aquellas que tenían una creencia errónea sobre la temperatura adecuada, pues se considera la temperatura adecuada en muchos casos, aquella que es ambiental, es decir, que se tiene la falsa creencia de que el vino tinto se debe consumir a temperatura ambiente.

Ahora bien esta referencia no es muy precisa, puesto que este dato puede variar considerablemente en función de tu localización, e incluso varía de estación en estación, a lo largo de este artículo despejamos tus dudas de tenerlas, puesto que para poder disfrutar de una forma completa de todos los matices que no puede llegar a aportar un buen vino tinto. 

Temperatura óptima de consumo de cada vino 
 Tipo de vino Temperatura ideal
 Vino espumoso (cava, champán, de aguja…) 7 °C
 Vino blanco dulce (moscatel, Pedro Ximénez) 8 °C
 Vino tinto joven 9 °C
 Vino blanco joven seco 10 °C
 Vino rosado 10 °C
 Vino generoso (Jerez, Manzanilla, oloroso…) 11 °C
 Vino blanco fermentado en barrica 12 °C
 Vino tinto crianza 15 °C
 Vin tinto reserva y gran reserva 17 °C

Cabe mencionar que esta creencia de que el vino ha de conservarse a temperatura ambiente, dado que en los orígenes de la expresión si tenía un cierto sentido, ya que era en bodegas en las cuales se mantenía una temperatura correcta en las que se hacía el comentario y entonces no existía ningún tipo de electrodoméstico eléctrico que reprodujese tal atmósfera.

¿Cuál es la forma adecuada de conservar un vino tinto respecto a su temperatura?

Para poder entenderlo todo a la perfección vamos a ilustrarlo con un ejemplo práctico, si tenemos en nuestro poder una botella de vino tinto, como pudiese ser un vino tinto de Ribera del Duero, hay que tener en cuenta que este vino tiene unas particularidades que no tienen todos, por ello partiendo de esta base, un vino de estas características no puede tolerar correctamente cambios drásticos de temperatura, por lo que hay que crear un atmósfera con una temperatura adecuada y constante para su conservación, de esta forma podremos disfrutar de todas sus propiedades en cuanto se produzca la cata del mismo, también se ha de tener en cuenta que no gestiona bien la vibración, por otro lado tampoco es conveniente que esta clase de vino esté expuesto a la luz natural.

Ahora bien sabiendo todo esto podremos configurar esa estancia ideal para nuestro vino, una temperatura correcta para un vino tinto Ribera del Duero la cual protege el contenido del mismo, puede oscilar entre 14 grados centígrados y 16 grados centígrados o bien contamos con la suerte de que la temperatura ambiente del lugar donde nos encontramos se mantiene entre esos valores, o lo más recomendable es que recurramos algún tipo de artilugio que regule esta temperatura.

De esta manera podremos despreocuparnos durante todo el año, para ser exactos te recomendamos que busques diferentes modelos de vinotecas destinadas al uso domésticos, hay una amplia variedad de ellas, y son una pieza fundamental en multitud de casos para cumplir con los requisitos relativos a la temperatura de conservación del vino, respecto a esta conservación, como dato, el corcho que sella el interior de la botella ha de tener un nivel de humedad en su interior adecuado, la botella por lo tanto deberá estar situado en posición horizontal de ser posible, para que ya si que si podamos estar tratando a la botella como se merece. 

¿Cómo servir una copa de vino tinto?

Es otro momento delicado en el cual no pueden llegar a surgir varias dudas, las cuales vamos a intentar abordar y resolver en las siguientes líneas. Entre las principales cuestiones, podemos encontrar: cuánto tiempo debe transcurrir desde que se selecciona un vino a consumir, la apertura del mismo, hasta servirlo en una copa, y la siguiente más habitual en estos casos es cual es la manera de conservar la temperatura óptima del vino mientras se está haciendo uso de la botella en cuestión, a continuación te haremos saber como despejar estas incógnitas de una forma correcta:

Por regla general es muy recomendable que antes de consumir una botella de vino esta permanezca durante un tiempo prudencial oxigenandose, el tiempo se que suele fijar por norma es de alrededor de unos 40 minutos como mínimo, en ocasiones esto es inviable, por lo que de ser así, algo que pudiese ayudar es el hecho de que la propia sala donde se va a servir el vino disponga de una temperatura que evite que se recaliente el vino, si aún así esto no pudiese llevarse a cabo por las condiciones ambientales, si estas escapan a nuestro control, hay una alternativa muy eficaz a la hora de lograr servir el vino en condiciones y es recurrir a la tradicional cubitera de hielos, si introducimos la botella en ella y vamos controlando la temperatura, podremos disfrutar del vino, y nuestro paladar lo agradecerá.

¿Puede conservarse adecuadamente el vino en una nevera?

Si bien es cierto que este electrodoméstico suele ser muy útil para conservar todo tipo de productos y de bebidas, tales como la cerveza, sobre todo cuando el ambiente exterior supera una cierta temperatura creando así un impacto directo negativo sobre todo lo que no se conserve dentro de la nevera; el hecho es que en ciertos casos para el vino, no es la manera más correcta de mantenerlo, puesto que la nevera por norma general no se mantendrá en el rango de temperatura óptimo para un vino tinto.

Si introdujeramos la botella en el ambiente que genera la mayoría de neveras, un ambiente frío y seco, perjudicará inevitablemente  las propiedades del vino tales como: sus aromas, disminuyendo considerablemente, perderán fuerza sus matices y modificará otros componentes que dan identidad al vino tinto, para evitar tal cosa lo más preferible es o bien contar con una vinoteca o si no es viable esta opción, recurrir a una bomba de vacío manual, accionarla y posteriormente resguardar la botella de vino en un espacio fresco y en el cual no se filtre luz alguna.